Vendo mi casa conmigo dentro

Mar y José Miguel quedan a tomar un vino al medio día de un martes cualquiera, en un bar donde todo el mundo parece tener prisa menos ellos. “Somos novios y residentes en Madrid”, bromea Mar, demasiado coqueta para decir la edad a la primera. A la segunda confiesa: 71 años, uno menos que él, matiza….

Sin título

Forman parte de ese grupo de jubilados…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s